Come up and see me, make me smile
Querido Peter K.:
En primer lugar, me niego a llamarte Kavinsky. Te crees tan guay haciéndote llamar por tu apellido así de repente. Para que lo sepas, Kavinsky suena como el nombre de un viejo con una
larga barba blanca.
¿Sabías al besarme que me enamoraría de ti? A veces pienso que sí. Un sí definitivo. ¿Sabes por qué? Porque crees que todo el mundo te quiere, Peter. Eso es lo que no soporto de ti. Porque
todo el mundo te quiere. Yo incluida. Te quería. Pero ya no.
Éstos son tus peores defectos:
Eructas sin disculparte. Das por hecho que a los demás les parecerá encantador. Y si no, ¿a quién le importa? ¡Te equivocas! Te importa. Te importa mucho lo que la gente opine de ti.
Siempre te quedas con el último trozo de pizza. Nunca preguntas si alguien más lo quiere. Eso es de maleducados.
Se te da bien todo. Demasiado bien. Podrías haberles dado una oportunidad a los demás de ser buenos, pero nunca lo hiciste.
Me besaste sin razón alguna. A pesar de que yo sabía que te gustaba Gen, y tú sabías que te gustaba Gen, y Gen sabía que te gustaba Gen. Pero lo hiciste de todos modos. Tan sólo porque
podías. Lo que me gustaría saber es por qué me trataste así. Se suponía que mi primer beso iba a ser especial. He leído al respecto sobre lo especial que debería ser: fuegos artificiales y
relámpagos y ondas de sonido colisionando en tus oídos. No experimenté nada de eso. Gracias a ti fue tan vulgar como cualquier otro beso.
Y lo peor de todo es que ese ridículo beso de nada fue lo que hizo que empezaras a gustarme.
Antes nunca me habías gustado. Nunca antes había pensado en ti. Gen siempre decía que eras el chico más guapo de nuestro curso, y yo estaba de acuerdo porque vale, lo eres. Pero seguía sin ver tu atractivo. Hay montones de gente guapa. Eso no los hace ni interesantes, ni fascinantes ni guays.
Quizá por eso me besaste. Para someterme a tu control mental y obligarme a verte de esa manera. Funcionó. Tu pequeña artimaña funcionó. Desde entonces, empecé a verte. De cerca, tu rostro no sólo es apuesto, sino también hermoso.¿A cuántos chicos hermosos has visto en tu vida?
Para mí sólo ha habido uno. Tú. Creo que tiene mucho que ver con tus pestañas. Tienes unas
pestañas muy largas. Injustamente largas.
No te lo mereces; pero bueno, voy a contarte todas las cosas buenas que me gusta(ba)n de ti:
Una vez, en clase de ciencias, nadie quería ser el compañero de Jeffrey Suttleman porque huele a sudor y tú te presentaste voluntario como si no importase. De repente, a todo el mundo empezó a parecerle que Jeffrey tampoco estaba tan mal.
Sigues formando parte del coro, a pesar de que el resto de los chicos se han pasado a la banda
y a la orquesta. Incluso cantas algunos solos. Y bailas, y no te da vergüenza.
Fuiste el último chico que pegó el estirón. Y ahora eres el más alto, pero es como si te lo hubieses ganado. Además, cuando eras bajito a nadie le importaba: les gustabas a las chicas, y los chicos te escogían primero para su equipo de baloncesto.
Después de que me besaras, me gustaste el resto de séptimo y casi todo octavo. No ha sido fácil verte con Gen, cogidos de la mano y dándoos el lote en la parada de autobús. Seguro que
haces que se sienta muy especial. Porque ése es tu talento ¿verdad? Se te da bien hacer que los demás se sientan especiales.
¿Sabes lo que se siente cuando alguien te gusta tanto que no puedes soportar el hecho de saber que nunca sentirá lo mismo por ti? Seguramente no. La gente como tú no sufre este tipo de experiencias. Se hizo más fácil después de que Gen y yo dejásemos de ser amigas. Al menos, no tenía que oír hablar de ello.
Y ahora que el curso está a punto de terminar, tengo la certeza de que me he olvidado de ti. Soy inmune a ti, Peter. Me enorgullece decir que soy la única chica de esta escuela que está inmunizada contra los encantos de Peter Kavinsky. Todo gracias a que sufrí una sobredosis de ti en séptimo y parte de octavo. Ya no tengo que preocuparme de volverme a contagiar de ti. ¡Qué alivio! Seguro que si te besara de nuevo me contagiaría de algo y no sería amor. ¡Sería una enfermedad de transmisión sexual!
(via hurtsenoughtodie)

gardenburger:

dark-dionysian-nsfw:

gardenburger:

HOW COME WHEN HARRY GETS BITTEN BY THE BASILISK IN CHAMBER OF SECRETS THAT DOESNT DESTROY THE HORCRUX IN HIM SOMEONE ANSWER THIS???

Because…

Because… Shit.

Can we get JKR on the phone ?

yes let me just pull out her number real quick hang on yes hello 911 can i speak to jkr pls

pardonmewhileipanic:

mordicaifeed:

concernedresidentofbakerstreet:

regencyduchess:

Whilst in Sydney in 1994, a man apparently tries to assassinate Prince Charles. And not a single fuck was given by His Royal Highness.

THEY’RE ALL JUST STARING AND JUDGING

"How rude…this bodyguard just shoved me!"

I want to be this rich and indifferent one day

dekutree:

howtobeafuckinglady:

FUCK I JUST WOKE UP MY ENTIRE HOUSE

harrison ford deserves every single oscar for this one scene

She and I get on very well. She tells me I’m a brilliant flirt, which I take as a huge compliment from Alex Kingston because she’s a brilliant flirt. So I just get to flirt with Alex all day at work.
Matt Smith on Alex Kingston (via justkeepbreathingnow)
cueparanoia:

ayyyyt:

im crying

Good

cueparanoia:

ayyyyt:

im crying

Good